Hábitos


En los primeros tres meses del año es típico que nos planteemos propósitos o simplemente tengamos la chispa necesaria para retomar algunos buenos  hábitos; ya sea pasear al perro, hacer ejercicio, iniciar un correcto plan alimenticio o simplemente volver a realizar aquel pasatiempo que antes nos divertía y llamaba mucho la atención, como dibujar, cocinar, pintar, echar una cascarita, o leer un libro.

 Muchas veces empezamos con toda la motivación y la mayoría de las veces nos queremos comer todo el pastel de un bocado, al hacer esto casi siempre fracasamos con nuestro propósito o simplemente quedamos sin la energía necesaria para volverlo hacerlo, como dicen por ahí “tiramos la toalla”, sin duda el asunto no recae en hacer una vez las cosas y ya, si no en mantenernos; la clave de todo es la planeación y organización a corto o mediano plazo, establecer objetivos realistas y siempre cuantificables, es decir ponerle un número a nuestro objetivo, por ejemplo si me planteé el propósito de hacer ejercicio, algo realista y a corto plazo sería decir “voy hacer ejercicio seis días a la semana, una hora en cada sesión para bajar dos kilos en esta misma semana”.

Esto se vuelve una meta más realista y hasta cierto punto, encontramos mayor motivación en el objetivo que decir quiero bajar de varios kilos en un mes, que también es válido pero sería mejor desmenuzar ese objetivo a largo plazo en pequeños objetivos a la semana,  así que poco a poco iremos incrementando esas metas y objetivos hasta que finalmente se conviertan en un hábito tan común como comer o dormir, así lo podemos hacer con variedad de propósitos que tengamos en mente, por ejemplo: cocinar gourmet dos veces por semana, leer hasta el capítulo cinco del libro que me compre en esta quincena, aumentar dos centímetros de mi masa muscular en este mes, avanzarle un 20% a mi proyecto personal en este mes y así con lo que queremos.

Siempre es más realista y manejable poner un número o cantidad a nuestra meta ya nos ayuda a medir nuestros avances, pero sobre todo hacerlo  por afición y nunca por obligación, quitar las palabras tengo y debo y simplemente hacer las cosas por gusto, cabe señalar que esta comprobadísimo que después de seguir un propósito durante 3 semanas o 21 días, nuestra mente se programa y convierte a  este propósito en un hábito logrado con constancia y disciplina que difícilmente perderemos.


What's Your Reaction?
Geek Geek
0
Geek
xD xD
0
xD
Rifado Rifado
0
Rifado
Quiero Quiero
0
Quiero
Ahh? Ahh?
0
Ahh?
Tierno Tierno
0
Tierno
Enojo Enojo
0
Enojo
Asco Asco
0
Asco
Triste Triste
0
Triste

Hábitos

Don't have an account?
Registrar

Reiniciar contraseña

Back to
Entrar

Registrar

Captcha!
Back to
Entrar

Choose post type

News Image List Poll Quiz Video Audio
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Video
Audio
Image