Gabriel Quadri, su hoja de vida: rebelde disciplinado


Los principios católicos y la ideología marxista de los años 70 formaron al joven Quadri, quien padeció la idea de que la letra con sangre entra

Claudia Solera

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de mayo.- Gabriel Quadri de la Torre es un rebelde. Antes de firmar con el Partido Nueva Alianza para ser candidato a la Presidencia puso algunas condiciones: dejar intactos sus cabellos crespos a media oreja y que nadie le cortara el bigote, aunque esa imagen pudiera causar rechazo entre los votantes más conservadores.

“Es un aspecto que a pocos les agrada. Los políticos cuando van a lanzarse a una contienda electoral recurren a los asesores de imagen para lograr un físico estándar que provoque la mayor empatía posible con sus votantes”, explica Vianey Esquinca, especialista en imagen.

En los años setenta, desde que Gabriel Quadri se dejó crecer el bigote, se convirtió en un tema.

La única que podía convencerlo para cortárselo era su abuela materna, Adelina Alonso, y eso luego de rogarle durante varios días y sobornarlo con unos cuantos pesos.

Desde esa época solía ser poco convencional y contradictorio. Así como hace unos días llegó a la propia sede de los prelados (a la Conferencia del Episcopado Mexicano) a decir que está a favor de las bodas gay, porque dijo ser un liberal, lo hizo desde joven, cuando estudiaba con sacerdotes en el Colegio del Tepeyac y creía en el marxismo.

“En los setenta todos éramos revolucionarios”, sonríe Quadri.

En el 71, tres años después de la matanza de los estudiantes del 68 durante el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz y unos meses más tarde del Halconazo, Gabriel entró a la preparatoria.

Ahí, en el último año, elegiría estudiar en el área uno, la especializada en carreras de físico-matemáticas.

La Guerra Fría estaba en su apogeo, entre las materias de clase del hoy autodenominado ecologista estaban el marxismo y el socialismo.

“De joven fui de izquierda”

Él era un amante de la Unión Soviética, tanto que se inscribiría a lecciones de ruso (para ese entonces ya dominaba el inglés y francés) y años más tarde se ganaría una beca para estudiar el idioma de la tierra de Lenin, en Europa Occidental.

“Cuando era joven fui de izquierda, de hecho me metí al Partido Nacional de los Trabajadores, pero con el fracaso de los socialistas (sobre todo las faltas de respeto a las garantías individuales) se me quitó y me fui haciendo liberal.

“Hay muchas cosas de la Unión Soviética que son admirables, su heroísmo, se convirtió en una potencia del siglo XX y sus avances tecnológicos”, explica con las piernas cruzadas y mientras se retira el cabello de la frente.

En la adolescencia, Gabriel iba alejándose de toda esa doctrina católica y estricta que le dejaron los padres benedictinos. En el Colegio del Tepeyac estudió durante 13 años (un año de inglés, primaria, secundaria y preparatoria).

“No soy católico, pero respeto todas las religiones”, afirma convencido.

Después de un ser acólito y rezar al menos siete veces al día en el colegio, decidió retirarse de la religión.

“Cada clase y antes de los alimentos tenía que pararse y rezar un Padre Nuestro y un Ave María”, cuenta Rubén Marqués, director académico del Tepeyac.

De la vida escolar estricta, en la que los castigos los ideó un benedictino de origen alemán llamado Edwin Arceneau, se convirtió en un jovenhippie. Los correctivos por no llevar la tarea iban desde un reglazo (con una hecha de suela de zapatos) en los muslos o quedarse bajo el sol hincado con los brazos extendidos hasta reconocer la falta. Lo único que conserva del Tepeyac es la disciplina.

Aunque los temas de sexualidad entre los adultos todavía eran un tabú y por lo regular nunca se los transmitían a los jóvenes, su abuelo Luis de la Torre decidió contratar a un siquiatra para que asesorara a Gabriel sobre su vida sexual. Pocos como él tuvieron acceso a esta información.

Reviviendo el sueño del Che

El viaje en motocicleta de Ernesto Che Guevara por Sudamérica inspiró a más de un joven; por lo menos Gabriel decidió recorrer durante un mes Centroamérica con cinco amigos en carro, en un Maverick.

Tenía 18 años y algunos ahorros. El coche ya lo había puesto un amigo, sólo faltaba conseguir un poco más de dinero, así que decidió pedirle prestado a su mamá, Adelina de la Torre, quien trabajaba en una importadora francesa de vinos.De ella consiguió tres mil pesos.

“Fue mi primer viaje de adolescente y la primera vez que salí del país. Conocimos Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica. Agarramos hoteles de cuarta, vimos retenes, guerrilleros, los problemas de pobreza en esa región. Yo creo que aquí se sembró la semilla que me llevó a amar la naturaleza”, recuerda emocionado.

Hoy, en su campaña, recorre el país en una combi que remite a ese espíritu aventurero.

Desde ese entonces, además de perpetuar su look de bigote, comenzaría a involucrarse con la ingeniería, ecología, y se acentuaría ese idealismo que hoy lo lleva a querer ser Presidente de México.

Mantiene la buena conducta

El rigor y la buena conducta que formó en un colegio religioso dejaron huella en su trabajo dentro de la campaña presidencial que hoy lleva a cabo.

La imagen desenfadada del candidato Gabriel Quadri de la Torre remonta a sus años de adolescente.

Del rigor excesivo de los sacerdotes que lo educaron, el aspirante conservó la disciplina por los estudios.

Desde su juventud descubrió su pasión por las naciones europeas, así que se hizo políglota, aprendiendo inglés, francés y ruso.

Cada vez más, cultivó sus conocimientos sobre la Unión Soviética en los tiempos de la Guerra Fría.

En un automóvil modelo Maverick recorrió Centroamérica, pasó por Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica.

El contacto con el ambiente formó su carácter de aficionado por la naturaleza.

De ese recorrido, surgieron vivencias que marcaron al candidato.

De la región recuerda los hoteles de mala calidad, los retenes fronterizos, los rostros de los guerrilleros de los años 70 y los problemas de pobreza que aquejan todavía a esa zona del continente.

Fue mi primer viaje, la primera vez que salí del país. Vimos retenes, guerrilleros, los problemas de pobreza. Yo creo que aquí se sembró la semilla que me llevó a amar la naturaleza. Gabriel Quadri de la Torre candidato del Panal

La adolescencia de los aspirantes

Andrés Manuel López Obrador fue marcado por la lucha estudiantil de 1968. A Enrique Peña Nieto desde joven lo llevaban a las giras proselitistas. Gabriel Quadri de la Torre fue formado por principios católicos y Josefina Vázquez Mota siempre fue una estudiante dedicada.

 

Peña Nieto:http://www.notadiario.com/sociedad/elecciones/enrique-pena-nieto-su-hoja-de-vida-despertar-politico/

López Obrador: http://www.notadiario.com/sociedad/elecciones/andres-manuel-lopez-obrador-su-hoja-de-vida-con-vocacion-social/

Vázquez Mota: http://www.notadiario.com/sociedad/elecciones/josefina-vazquez-mota-su-hoja-de-vida-estudiante-dedicada/


What's Your Reaction?
Geek Geek
0
Geek
xD xD
0
xD
Rifado Rifado
0
Rifado
Quiero Quiero
0
Quiero
Ahh? Ahh?
0
Ahh?
Tierno Tierno
0
Tierno
Enojo Enojo
0
Enojo
Asco Asco
0
Asco
Triste Triste
1
Triste

Gabriel Quadri, su hoja de vida: rebelde disciplinado

Don't have an account?
Registrar

Reiniciar contraseña

Back to
Entrar

Registrar

Captcha!
Back to
Entrar

Choose post type

News Image List Poll Quiz Video Audio
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Video
Audio
Image