Enrique Peña Nieto, su hoja de vida: despertar político


Su primer auto, su pasión por el ajedrez y su estancia en Estados Unidos, fueron definitorias de su carácter y su visión de país

Andrés Becerril

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de mayo.- Por parte de padre y de madre, Enrique Peña Nieto siempre ha vivido dentro de un ambiente político, lo lleva en la sangre. Tuvo conciencia de eso durante la adolescencia, cuando su padre lo llevaba a las giras que hacía por los pueblos del Estado de México el gobernador Jorge Jiménez Cantú, amigo del ingeniero Enrique Peña del Mazo.

El sucesor de Jiménez Cantú en el Palacio de Gobierno de Toluca fue Alfredo del Mazo González, primo del papá de Peña Nieto. Precisamente en la campaña de Del Mazo, en 1981, a los 15 años de edad, fue que Enrique Peña Nieto tuvo su primer contacto directo con la política: se puso a recorrer calles repartiendo propaganda proselitista en favor de su pariente.

Aquella incipiente experiencia política que tuvo llevó al hoy candidato del PRI a la Presidencia de México a darse cuenta de que tenía un interés real por la política y que de alguna manera estaba vinculado y emparentado con tres hombres que habían gobernado el Estado de México.

Ya para entonces Enrique Peña Nieto se había trazado la idea de que un día podría llegar hasta donde lo hicieron sus parientes Alfredo del Mazo Vélez (1945-1951), Salvador Sánchez Colín (1951-1957) y Del Mazo González (1981-1987).

Familiares de Peña Nieto le contaron a Alberto Tavira para su libro Las Mujeres de Peña Nieto que una maestra en la secundaria número 5 anexa a la Normal Superior de Toluca le preguntó al joven Enrique Peña qué quería ser de grande, a lo que respondió: “Quiero ser gobernador del Estado de México”.

Por el lado de los Del Mazo, familia que llegó a Acambay en el siglo XIX, una parte se afincó en Atla-comulco y también son políticos de abolengo. Alfredo del Mazo Vélez y Alfredo del Mazo González fueron gobernadores; el primero fue alcalde de Atlacomulco y colaborador de primer nivel de Isidro Fabela, patriarca del llamado Grupo Atlacomulco. Del Mazo González, además de gobernador, fue un aspirante fuerte a suceder a Miguel de la Madrid en la Presidencia de México, en 1988, hecho que Peña Nieto vivió muy de cerca a los 22 años de edad, ya cuando el joven Peña estaba por terminar su estudios de abogacía en la Universidad Panamericana, en el Distrito Federal.

Por parte de su mamá, los parientes de Enrique Peña Nieto son originarios también de Acambay, pero se afincaron en Atlacomulco. Y aunque no son políticos de abolengo, más bien comerciantes, el rumbo de sus vidas cambió cuando el abuelo materno de Enrique Peña Nieto, Enrique Nieto Montiel, se casó con Ofelia Sánchez Colín, hermana de Salvador Sánchez Colín, gobernador mexiquense entre 1951 y 1957.

En la administración de Sánchez Colín éste impulsó a su cuñado Enrique Nieto Montiel para que fuera alcalde de Atlacomulco, y lo fue entre 1952 y 1957.

Así como se había aficionado al futbol en la infancia, Peña Nieto empezó a tener un gusto especial por el ajedrez. Durante los descansos en la secundaria Colegio Argos, de Toluca, el joven Peña se pasaba largas jornadas empujando figuras con un grupo de amigos.

Es en esa época que Enrique Peña va cultivando una imagen de cierta pose y presunción que años después se convierte en el mote de Golden Boy, sobre todo porque el ex gobernador mexiquense fue considerado como un joven consentido, quien tuvo todos los privilegios del dinero y el apoyo de las familias políticas de Atlacomulco que le fueron construyendo una carrera dentro de la política.

En la adolescencia, Peña Nieto aprendió a manejar en el automóvil de su mamá y en cuanto su padre vio que era responsable le dio su primer coche.

El día que cumplió 15 años, el joven Enrique Peña dio un nuevo salto en su evolución personal. Ya no hubo la acostumbrada fiesta familiar, según cuenta Tavira. El quinceañero, quien ya había adquirido su propia cultura musical durante su estancia en Estados Unidos, preparó una fiesta entre sus amigos, con bocadillos y música para bailar. Aunque a decir de su familia, el candidato priista no era muy bueno moviendo el bote.

Convertido en todo un Casanova, como el que interpretaba Marcello Mastroianni cuando Peña nació, en 1966, el joven empezó a convertirse en alguien muy popular, tanto entre sus compañeros varones como entre las chicas del Instituto Cultural Paideia, de Toluca, donde Peña Nieto cursó el bachillerato en dos años, bajo el sistema de no tener vacaciones.

En esa etapa de la adolescencia fue cuando algunos fines de semana a Peña Nieto se le volvió a ver por los rumbos de Atlacomulco, pero solamente para viajar desde ahí a la Hacienda Villeje, propiedad de la familia Monter Flores, con quienes hasta la fecha se sigue frecuentando.

En 1984, a los 18 años, y uno antes de viajar a la Ciudad de México para ingresar a la Universidad Panamericana, Enrique Peña Nieto siguió los pasos de sus familiares y se afilió al PRI.

Perfil de carrera

A los 15 años tuvo su primer acercamiento con la política y tres años después, poco antes de viajar a la Ciudad de México para estudiar la carrera de Derecho, se inscribió a las filas del PRI en el Edomex.

Por parte de sus dos progenitores, Enrique Peña Nieto siempre ha tenido roces con políticos, sobre todo del Estado de México .

En su juventud, Peña Nieto acompañaba a su padre, Enrique Peña del Mazo, a las giras por el Edomex junto con el entonces gobernador Jorge Jiménez Cantú, quien era amigo de la familia.

El sucesor de Jiménez Cantú en el Palacio de Gobierno de Toluca fue Alfredo del Mazo González, primo del padre de Enrique Peña Nieto. El hoy candidato priista tenía entonces 15 años de edad cuando tuvo su primer contacto directo con la política y repartió propaganda proselitista en favor de su pariente.

Hay una anécdota de una maestra en la secundaria número 5 anexa a la Normal Superior de Toluca en la que se narra que un día le preguntó al joven Enrique Peña qué quería ser de grande, a lo que respondió: “Quiero ser gobernador del Estado de México”.

Comíamos aquí con mi abuela. Charales con huevo, me acuerdo, mi pan con nata me encantaba, había un tocadiscos aquí, ponía discos… Jorge Negrete. Tengo un grato recuerdo de mi infancia aquí en Atlacomulco.” Enrique Peña Nieto, Candidato Presidencial (en spot de campaña)

La adolescencia de los aspirantes

Andrés Manuel López Obrador fue marcado por la lucha estudiantil de 1968. A Enrique Peña Nieto desde joven lo llevaban a las giras proselitistas. Gabriel Quadri de la Torre fue formado por principios católicos y Josefina Vázquez Mota siempre fue una estudiante dedicada.

http://colorelectoral.excelsior.com.mx/nota/q/830745/1#content-middle


What's Your Reaction?
Geek Geek
0
Geek
xD xD
0
xD
Rifado Rifado
0
Rifado
Quiero Quiero
0
Quiero
Ahh? Ahh?
0
Ahh?
Tierno Tierno
0
Tierno
Enojo Enojo
0
Enojo
Asco Asco
0
Asco
Triste Triste
0
Triste

Enrique Peña Nieto, su hoja de vida: despertar político

Don't have an account?
Registrar

Reiniciar contraseña

Back to
Entrar

Registrar

Captcha!
Back to
Entrar

Choose post type

News Image List Poll Quiz Video Audio
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Video
Audio
Image