-Anónima-


-Anónima-
-Anónima-

Golpeaba la imagen con la goma de un lápiz -eres una mala broma de la vida, una sombra, una mentira, eres la miseria que vive dentro de mí,  la idea absurda de una… ¿Qué podía esperar de vos?

Tocaron la puerta  ¿Quien podría ser? Adelante, grite, se escuchaban sus tacones acariciando mi duela, su aroma era a jazmines, su cabello estaba recién lavado y rizado, su vestido blanco jugaba con las sombras.

Hola, dijo con voz sensual, ¿tú eres Caín?

-Sí, soy yo –respondí con voz nerviosa, no hay muchas mujeres que crucen por esa jodida puerta y aun menos con ese fantástico andar y con ese enorme trasero.

-Me alegra, ¿sabes? necesito que me hagan unas fotos.

-ooook, mira tengo diferentes paquetes, ¿que estas buscando?

-Busco lo mejor, me interrumpió con seguridad.

-Pues has llegado al lugar indicado ¿tienes alguna idea?

-Lo sé, si algunas no quiero que se vea mí rostro, pero, debo confesarte, tengo un problema…

La miré con curiosidad, con una ceja arriba -¿Qué no se vea su rostro? Me pregunte, nadie me había pedido eso, desvíe la mirada a su magnífico escote y pensé que su problema era que necesitaba que le arrancaran la ropa y sus pezones a mordidas, una ligera sonrisa perversa se asomo en mi rostro e interrumpió mi imaginación.

-No tengo dinero.

Eche para atrás mi espalda y la recargue por completo en el respaldo de la cómoda silla, el ventilador seguía su curso mirando cual girasol mi sombría oficina, cuando el aire tocaba su cabello esté cubría parte de su rostro, estaba por decirle que yo debería pagarle por hacer esas fotos, pero antes de mencionar interrumpió

-Y pues… Qué opinas si tú haces el trabajo y los dos podemos pasar ratos increíbles.

Pasé saliva de manera ruidosa- he, bueno, creo que podríamos hacer algo.

Había llovido mucho la noche anterior, tenía dos semanas sin la compañía de alguna mucama, después de tener la reunión con Jesús y Chris no he hecho limpieza en mi mesa de trabajo, la cabeza de la meretriz seguramente apestaba, no era la opción trabajar esta noche, primero debía limpiar.

Bien, le dije, ¿te parece si mañana trabajamos?

-Perfecto, se puso de pie y se acerco sentándose frente a mi sobre el escritorio,  cruzo las piernas y pregunto ¿Cuándo despegas, lo haces con los puños cerrados?

-¿Qué?

-Sé que lo has intentado, si es cierto lo que dicen de ti, se que lo has intentado

-¿Y qué dicen de mí?

-Cosas.

Se acerco y mordió mi labio inferior al mismo tiempo que respiro muy fuerte sobre mi cara, yo llevare el tinto, dijo.

Se levanto y camino hacia la puerta, no podía dejar de mirar su trasero, era grande y ruidoso, volteó y sonrió ligeramente ¿Qué miras? Preguntó.

-Tu trasero.

-¿Estás seguro de querer esperar a mañana?

Trague nuevamente saliva, es decir estoy acostumbrado a ser el cazador, a buscarlas, seducirlas, observar hasta quedar seguro de servirla en mi mesa; podía aceptar laborar hoy, justificar el aroma diciendo que coloque veneno para ratas y que seguramente ha caído alguna y que no he ido a mi casa en semanas enteras, darle un trago, después de besuquearnos y mordisquear sus pezones sujetarle la garganta con mi cinturón o golpear su cabeza hasta hacer un hoyo y salpicar mi rostro, pero ella no lo merecía, ella merecía un poco mas de estilo, algo quizá no original, pero un poco mas de dolor sería una buena manera de mostrar mi respeto, se me antojaba cortar su rostro y lamer el surco naso labial, saborear sus ojos tibios succionados de su cuenca o masticar sus labios mientras ella me mira.

-Sí, estoy seguro.

-Bueno, como quieras.

-Sí, eso quiero, espera  ¿Y cómo te llamas?

Me llamo…


What's Your Reaction?
Geek Geek
0
Geek
xD xD
0
xD
Rifado Rifado
0
Rifado
Quiero Quiero
0
Quiero
Ahh? Ahh?
0
Ahh?
Tierno Tierno
0
Tierno
Enojo Enojo
0
Enojo
Asco Asco
0
Asco
Triste Triste
0
Triste

-Anónima-

Don't have an account?
Registrar

Reiniciar contraseña

Back to
Entrar

Registrar

Captcha!
Back to
Entrar

Choose post type

News Image List Poll Quiz Video Audio
Choose A Format
Personality quiz
Trivia quiz
Poll
Story
List
Video
Audio
Image